Flores de Bach

Sistema terapéutico descubierto por el Dr. Edward Bach,  tras numerosos estudios e investigación que desarrolló entre los años 1926-1934.

Las flores de Bach son unos remedios naturales preparados a base de flores y plantas, teniendo cada uno de ellos unas indicaciones específicas para tratar los estados negativos en las personas.

Este sistema terapéutico ayuda  a restablecer el equilibrio emocional, la salud psicológica, y además estimula la capacidad propia del cuerpo para curarse a sí mismo en su integridad.

Es un sistema totalmente natural que no tiene efectos secundarios, apto para todas las edades.

La enfermedad física es, en gran parte, el resultado de un estado de estrés y desequilibrio emocional que persiste a través del tiempo, intoxicando y debilitando  el organismo y el sistema inmunitario, así como la capacidad de defenderse ante agentes patógenos.

Por este motivo, para aplicar los remedios florales en el tratamiento de una determinada enfermedad, nos basamos en características de personalidad y estados emocionales negativos que está sintiendo esa persona para seleccionar el remedio más apropiado; dejando en segundo plano los problemas físicos o enfermedad declarada. Cuando una persona vuelve a estar emocionalmente equilibrada, el cuerpo es capaz de afrontar la enfermedad por sí solo y sanar.

“Para estar saludables, felices y conscientes, es imprescindible la flexibilidad y tener total adaptación al cambio, pues el cambio está presente constantemente en nuestras vidas”.

Las flores de Bach pueden utilizarse simultáneamente con otros tratamientos. De hecho lo ideal es utilizarlas dentro del marco de la Naturopatía, pues la nutrición consciente es la base de la salud/enfermedad al igual que de las emociones.

Los remedios florales actúan a nivel inconsciente, empujando al organismo hacia el equilibrio emocional y la auto-curación.
Los resultados en este sistema terapéutico serán diferentes dependiendo de cada persona y del tiempo que ha pasado desde que aparecieron sus problemas o síntomas. A veces se trata de un trastorno agudo, de unas pocas semanas de duración. En otras ocasiones, es algo que venimos arrastrando de hace años. En el primer caso, el tratamiento será más corto, mientras que en el segundo puede durar varios meses.

De utilidad en todo estado de desarmonía y malestar.

Para garantizar su efectividad deben de utilizarse tras el riguroso estudio que requieren por parte del profesional, pues es quien determina exactamente las flores que necesita, así como la periodicidad, cantidad y forma de uso.

Todas las terapias que se ofrecen, así como los diferentes remedios, son complementarios al tratamiento asignado por su doctor.

Nunca deben de sustituirse ni modificarse las recomendaciones de su doctor, sin su previo consentimiento.