12 Consejos para Disfrutar de una Navidad Saludable

12 Consejos para Disfrutar de una Navidad Saludable

Pese a que esta festividad está cargada de abundancia gastronómica, podemos no sobrecargar tanto nuestro organismo, ni dañar tanto nuestra salud siguiendo unos consejos básicos muy importantes.

No tenemos porqué privarnos de ciertos placeres, pero sí saber cómo y cuándo tomarlos, además de moderar la cantidad que ingerimos.

  1. Evitar la mezcla de muchos alimentos diferentes, especialmente los incompatibles a nivel digestivo, para reducir las putrefacciones y fermentaciones, lo que da gases, inflamación digestiva, digestiones lentas, mal aliento, somnolencia e incluso debilidad inmunológica.
  2. Comenzar siempre estas comidas y cenas festivas con un caldo vegetal rico en sales minerales y propiedades depurativas. O en su defecto, un vaso de agua templada con un chorrito de limón.
  3. Hacer aperitivos saludables, ligeros y sin mucha mezcla.
  4. Incluir más vegetales en las comidas tradicionales, sobre todo col, brócoli, apio, kale, puerro. Y especialmente ensaladas verdes amargas para acompañar los platos ricos en grasas.
  5. Postres ligeros, evitando los muy grasos y azucarados.
  6. Tomar tras la comida y cena una infusión de platas digestivas, como jengibre, alcachofera, cardo mariano, boldo, hinojo, anís, coriandro, manzanilla, hierba luisa y similares.
  7. Evitar las bebidas frías, excesos de líquidos y sobre todo de alcohol.
  8. Ingiere a lo largo del día entre comidas una buena cantidad de agua de calidad y sobre todo infusiones depurativas y digestivas.
  9. Sentarse a comer con calma, disfrutando del momento y masticando cada bocado conscientemente para sentirnos saciados antes y tener mejores digestiones.
  10. Cocinar con calma y mucho amor, pues estas vibraciones positivas también influyen en el resultado.
  11. Mantente con actividad, al menos paseos largos, para compensar los excesos.
  12. Duerme lo suficiente, pese a que algunas cenas terminen tarde. Cuando no se duerme lo suficiente, cae el nivel de varias hormonas metabólicas, lo que hace que no se quemen los excesos y se almacenen en forma de adipocitos. Además la falta de sueño aumenta la segregación de la hormona del apetito, que provoca grandes ganas de comer.

Ángel Pavón

Naturopatía-Homeopatía-Alimentación Saludable

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *