COVID-19 persiste ¿Por qué?

Vemos que cada día el covid 19 avanza con más fuerza pese a que se hacen confinamientos, restricciones, llevamos mascarillas, nuestras manos ya están quemadas de tantos geles hidroalcohólicos y hay distanciamiento social.

Entonces,

¿qué es lo que está fallando?

¿Qué estamos haciendo mal?

En estos casos las teorías improvisadas, falsos mitos y verdades a medias con unos intereses desmesurados tras todo ello hacen mella en la población, saturan internet y redes sociales.

Se buscan soluciones rápidas, sencillas y que impliquen poco esfuerzo, como es la toma de una pastilla milagrosa que no implique mayor esfuerzo que tragarla con un poco de agua o una vacuna mágica que no implique más esfuerzo que poner el brazo. Mientras tanto seguimos desconectados de la naturaleza, alteramos nuestros ritmos biológicos, nos agotamos y oxidamos por exceso de estrés, cargamos nuestros cuerpos de toxinas que inflaman y degeneran nuestros tejidos, y nos llenamos abundantemente el estómago al mismo nivel que nos desnutrimos. Todo ello a su vez está destruyendo nuestro sistema inmunológico, que es quien verdaderamente impide y ataca al virus, se llame como se llame.

Luego como veis cada uno de nosotros podemos hacer mucho por nuestra salud y la de los demás. Tenemos en nuestras manos el poder y medicina para frenar esta pandemia.

¿Qué podemos hacer para ello?

  • Cuidar la alimentación, que es o debería ser la primera medicina. No basta con comer saludable, sino que hay que aportar al cuerpo los nutrientes que necesita en cada momento. Por ello mi forma de trabajo es totalmente personalizada y toda pauta nutricional va precedida de un riguroso estudio. Como dijo Linus Pauling “No existen las enfermedades como tal, solo personas enfermas por deficiencias nutricionales”.
  • Descansar lo suficiente para que nuestro organismo tenga la energía suficiente para defenderse de ataques internos y externos. Tener periodos de descanso durante el día y dormir con calidad durante la noche, especialmente entre las 22 y las 06h que es el periodo más sanador para nuestro organismo.
  • Movimiento a diario. Nuestro cuerpo está diseñado para el movimiento, sin embargo cada día hay más sedentarismo derivado de los nuevos trabajos, tecnologías y comodidades creadas. Mandos a distancia para no movernos del sillón durante horas, luces inteligentes, trabajos sentados durante largas horas, ascensores que los utilizan más las personas que no los necesitan que las que los necesitan, vamos en coche al gimnasio y caminamos en cintas mecánicas, sin embargo no somos capaces ni de pasear.
  • Excesiva exposición a tóxicos ingeridos y del ambiente. Ambos debilitan mucho nuestro sistema inmunológico.
  • Alteración de nuestro ritmo biológico a unos niveles abismales.

Podría citar muchos más ejemplos pero con esto queda claro todo lo que podemos hacer por nuestra salud y la de los demás, especialmente en estos tiempos difíciles, ya que ningún germen puede instalarse y menos aún vivir en un medio no propicio, es decir, en un cuerpo sin inflamación, sin toxinas, sin oxidación, bien oxigenado, alcalinizado y nutrido.

Nuestro cuerpo es una auténtica farmacia, tan solo debemos de poner en él los elementos necesarios para que suceda la curación.

Si quieres saber más sobre como potenciar tu bienestar y hacer prevención que es lo ideal, ya puedes solicitar tu día y hora de visita.

Salud para tod@s

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *