La Manzana

LA MANZANA 

La manzana representa desde muy antiguo la salud, por ser una fruta muy saludable y de larga duración de conservación. Las manzanas silvestres son originarias de Asia y algunas zonas de Europa, como se ha podido comprobar a través de diferentes restos arqueológicos, y fueron introducidas en la península ibérica por romanos y árabes, conocedores de su gran valor para la salud.

Para la cultura griega antigua, la manzana era símbolo de sabiduría, juventud e inmortalidad.

Para  los celtas los manzanos eran árboles sagrados y su fruto era una bendición del cielo. Por ello el daño, tala o falta de respeto a un manzano era muy castigado.

Paracelso la consideraba la fruta de la pasión y del amor.

 

“El que una manzana come a diario, pocas visitas hará al boticario”

 

La sabiduría popular, una vez más, nos da una idea de lo importante que es consumir esta maravillosa fruta, con tantas variantes de colores, sabores y texturas.

A nivel nutricional es una de las frutas más saludables, variando ligeramente su composición y propiedades según las diferentes variedades, podemos destacar su riqueza en vitaminas ( destacando entre otras su riqueza en vitamina C), minerales ( destacando sobre otros el potasio), fibra ( pectina) y antioxidantes ( entre los que destaca la quercitina, gran antioxidante antibacteriano, antigripal, antiinflamatorio, algo tan importante actualmente en nuestra sociedad, aunque tiene muchas más indicaciones) .

Es astringente (aunque esta cualidad no es estable, pues depende de la forma de consumo), alcalinizante, desintoxicante y antiinflamatoria.

La pectina que contiene la manzana es perfecta para mejorar tránsito intestinal, protege la mucosa gástrica, reducir excesos grasos como colesterol, aporta sensación de saciedad y mejorar las funciones hepáticas y biliares.

 

“ Una manzana al día, da vida sana y alegría”

 

Para aprovechar sus múltiples beneficios, debe de ser de cultivo ecológico, si es posible variedad de la zona, comerla con piel, masticarla conscientemente para que siente bien al conducto digestivo. Si la manzana se pela, no se aprovechan todos sus beneficios, eso sí, una persona con debilidad digestiva es mejor consumirla hervida, asada o en compota, pero incluso así con su piel.

Ángel Pavón

 

Un comentario sobre “La Manzana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *