Lechuga

LECHUGA (Lactuca sativa)

Existen más de 100 variedades de lechugas repartidas por el mundo, pero las más habituales son la romana, trocadero, hoja de roble, lollo, e iceberg.

Alimento que abunda en los mercados en todas las épocas de año, pero especialmente en primavera y verano es la época más apetecible. Contiene muy pocas calorías, tan solo unas 15 calorías por cada 100 gramos, por ello ahora que estamos comenzando la operación bikini es ideal.

La lechuga es muy rica a nivel nutricional, pues contiene gran cantidad de vitaminas A, B ( varias), C, E y K, además  muchos oligoelementos y antioxidantes, por lo que resulta un alimento que aporta muchos beneficios para la salud.

Su vitamina A nos aporta nutrientes para la piel,  mucosas y visión.

Sus vitaminas del grupo B son ideales contra el estrés, pues colaboran en el buen funcionamiento de los sistemas nervioso y digestivo. También contiene B9 imprescindible en el embarazo.

Su vitamina C es un potente antioxidante natural que puede eliminar el exceso de radicales libres.

Su vitamina E protege nuestras células de daños provocados por los radicales libres, pero además contribuye en el buen funcionamiento del tono muscular, fertilidad, y de los sistemas cardiovascular e inmunológico.

La vitamina K muy importante para el mantenimiento del sistema óseo, junto con el calcio y fósforo. Ideal para prevenir osteoporosis.

Entre los abundantes minerales de las lechugas, destacamos potasio, calcio, hierro, magnesio y cobre.

Entre sus oligoelementos destacamos el selenio, potente antioxidante.

Entre sus antioxidantes, además del selenio y vitamina C ya nombradas, contiene también xantina que proporcionan un filtro natural a la retina para protegerla de los rayos ultravioletas.

La lechuga es un alimento ideal para la depuración del organismo y eliminación de líquidos, por lo tanto beneficia en muchos problemas, tales como hipertensión, exceso de toxinas, curas de adelgazamiento e hipercolesterolemia entre otros.

Además, ¿sabes que la lechuga puede relajar el sistema nervioso? Por el día un jugo de lechuga reduce ansiedad y estrés, y por la noche un caldo de lechuga ayuda a dormir mejor.

Pero la lechuga nos ofrece muchos más beneficios, hasta para el mal olor de pies y axilas se reduce si se aplica jugo de lechuga en dichas zonas del cuerpo.

Importante a destacar:

Para poder obtener todos estos beneficios de la lechuga, debe de ser ecológica y fresca.

Las hojas verdes que normalmente se desechan son las que contienen más propiedades nutricionales y medicinales, por lo tanto nada de tirarlas, lavarlas y a disfrutarlas.

Las propiedades nutricionales y medicinales de las lechugas varían de unas variedades a otras.

A disfrutar de este regalo de la naturaleza

Ángel Pavón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *