Bienvenida Primavera.

Hace ya unos días que estamos adentrados en la primavera, pero bien es cierto que el cambio no se produce de un día para otro.

La bella primavera es el símbolo del despertar, alegría, luz, color, proyectos…
Comienza la Naturaleza a despertar y a deleitarnos con la magia del nacimiento de os vegetales, de los animales, de la vida.
Las semillas germinan dando lugar a las plantas; esta es la magia de la vida, el nacimiento.

Del mismo modo que germinan las semillas, así también lo hace nuestro organismo, sale del letargo del otoño-invierno, se activa y la sangre comienza alegremente a circular por nuestro organismo.
El principal órgano a tener en cuenta es el hígado.
El hígado es uno de los órganos más grandes del cuerpo, un gran laboratorio viviente que hay que cuidar con esmero y consciencia.

La alimentación correcta es clave en esta etapa, por ello es la época en que más se recomienda hacer una visita al naturópata-nutricionista para valorar que necesitamos en esta época del año.

Momento en que deben estar presentes más que nunca las verduras, germinados, frutas, semillas, cereales y algas.
Pero ¿sabemos cuáles son las que necesitamos cada uno?
Es muy típico pensar en hígado y decidirse por el consumo de alcachofas, limón, pomelo, alfalfa, avena, diente de león……pero ¿estamos seguros de que realmente nos van a beneficiar? Pues sin valorar el estado de la persona y su constitución no sabemos que verduras, frutas, semillas, cereales y demás alimentos necesitamos.

Debemos tener siempre presente que somos seres íntegros e individuales, y que cada uno según nuestra constitución, condición, estado, edad y demás cualidades a tener en cuenta, tenemos unas necesidades u otras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *